Las primeras visitas en Argentina: Parque Nacional el Palmar y Reserva de Esteros del Iberá

Comenzamos a rodar por Argentina y como llegaba la noche tuvimos que buscar un lugar apropiado para acampar y
resultó difícil, pues el indicado en IOverlander había sido prohibido. Era el
pueblo llamado San José.
En las primeras horas del día siguiente estábamos en el campamento del P.N.
El Palmar que conserva las últimas palmeras Yatay.
Muchos capibaras, aves, y una bonita playa en el río Urugay, además de los
restos de una calera que desde 1650 los indígenas de las misiones de la
Compañía de Jesús en el río Uruguay medio, cuya misión principal era la
Reducción de Yapeyú, operaron en el lugar denominado Vuelta de San José. En
1768 el gobernador del Río de la Plata, Francisco de Paula Bucarelli y Ursúa,
para cumplir con la Pragmática Sanción del rey Carlos III de fecha 27 de
febrero de 1767, organizó una expedición de 1500 soldados que remontó el río
Uruguay para expulsar a los jesuitas de las Misiones guaraníes. Desde ese
momento la calera dejó de ser explotada y la propiedad de los campos jesuitas
pasó a juntas de Temporalidades para su venta.
El 12 de marzo de 1778 el primer virrey del Río de la Plata, Pedro de
Ceballos, dictó un bando nombrando al comerciante porteño natural de Cantabria,
Manuel Antonio Barquín, como veedor para impedir las matanzas de ganado vacuno
cimarrón entre el río Yí en la Banda Oriental y el río Paraná. El veedor debía
organizar un servicio policial para imponer el orden en la región y prevenir un
posible avance portugués, para lo cual se le asignó una partida de 24 soldados
y 2 comisionados “a su costa y mención”. Barquín compró a la Junta de Temporalidades
de Santa Fe la calera jesuítica de la Vuelta de San José y volvió a ponerla en
funcionamiento, pasando a ser conocida como Calera de Barquín, estableciéndose
allí. La cal extraída era enviada vía fluvial a Buenos Aires y a Montevideo.
Después de la lluviosa estancia en el Parque y una noche en la plaza central de Ubajay hicimos el recorrido hasta Mercedes a la entrada de la reserva
Esteros del Iberá, en donde hicimos noche para recorrer en la mañana siguiente
los 110 km de pista en buen estado hasta el centro de recepción de visitantes
del Parque.
Allí pasamos casi dos días recorriendo todos los senderos habilitados y
disfrutando de un bonito paseo en barca por los recovecos de la laguna llena de
islas flotantes en las que hay yacarés, caimanes, capibaras, jabalíes, varias
serpientes y muchas aves: patos, cormoranes, etc.



Parque Nacional El Palmar

Entrada a la calera

Playa en el río Uruguay

Palmeras Yatay
Reserva de Esteros del Iberá


Ver el vídeo «Pasando el puente de madera sobre la laguna Iberá«

2 comentarios de “Las primeras visitas en Argentina: Parque Nacional el Palmar y Reserva de Esteros del Iberá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.