Primeras visitas en Colombia

Reparación de reloj

Cuando dejamos Ibarra nos dirigimos directamente a la frontera con Colombia. Una noche en Tulcán, última ciudad ecuatoriana para enfrentar temprano al día siguiente los tediosos trámites de la aduana, terminados los cuales pasamos unas horas en Ipiales, la primera ciudad de Colombia para contratar el seguro del camión, conseguir dinero colombiano y una tarjeta SIM para el móvil…

Desde allí llegamos a San Juan de Pasto para acampar en un camping a la orilla de la laguna de La Cocha, situada en un precioso entrono del que casi no pudimos disfrutar a causa del mal tiempo, con las nubes bajas cubriendo el paisaje y una pertinaz lluvia que ya venía acompañándonos durante mucho tiempo, dejando únicamente las mañanas soleadas y a partir del mediodía, sistemáticamente comenzando a llover.

Decidimos arrancar por ese motivo y en algo más de una jornada de lucha contra los conductores suicidas de éste país nos instalamos en un “camping” de Popayán extraordinariamente situado a muy corta distancia del centro de la ciudad. Dedicamos el resto del día y todo el siguiente a la visita del bonito centro colonial, con un alto para comer en un simpático local en el que degustamos casi todas las especialidades de la zona empanadas de pipián, tamales de pipián, carantanta con hugao y salpicón baudilia, todas ellas muy buenas.

Y como no, terminando con un buen café colombiano.

 

Popayán:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.