Villa de Leiva y Barichara

Villa de Leyva

 

Después de la visita de Bogotá, necesitábamos unos días tranquilos y los pudimos disfrutar con las visitas a Villa de Leiva y Barichara, dos pueblos coloniales realmente agradables y muy cuidados por los que pasear es todo un placer. Poco después de
la llegada a Villa de Leiva, una comida en un puesto del mercado semanal nos hizo sentir que la estancia iba a ser placentera al saborear un tan abundante como delicioso plato de un surtido de carnes y embutidos que estaba realmente bueno.

Allí, en Villa de Leiva visitamos alguna de las cosas que el folleto turístico señalaba, como la casa de terracota, una construcción que seguramente hubiera podido firmar Gaudí, un lago en las proximidades y un enclave de la cultura que desde tiempos muy
anteriores a la llegada de los conquistadores puebla la zona: los Muisca. Hoy, aunque ya muy mezclados , luchan por mantener viva su identidad.

Barichara es otro bonito enclave en el que el propio deambular por sus amplias, limpias y bien pavimentadas calles es todo un placer.

Acampamos en la parte alta del pueblo con unas magníficas vistas hacia el valle que luego abríamos de recorres en una caminata de dos horas y media hasta el pueblecito de Guane, desde donde regresamos en un bus.

También éste último poblado resultó francamente bonito.

Desde Barichara, un corto desplazamiento nos llevó a Bucaramanga, en donde esparábamos el encuentro con Karina e Iván con los que pasaremos una temporada intentando mejorar nuestros conocimientos de vuelo con el paramotor.

Villa de Leiva

Ver vídeo Villa de Leiva y Barichara

 
 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.