Y por fin Cartagena, el final de nuestro recorrido por América del Sur

 

De Parque Tayrona a Cartagena.

Pasados algunos días en la acampada de la costa del Parque Tayrona, disfrutando del estupendo lugar que comentábamos en la anterior entrada, pusimos rumbo a Cartagena para ir concretando los trámites de paso a Panamá. Hicimos el trayecto en varios días con una parada en un rincón bastante turístico llamado Puerto Velero que resultó poca cosa y llegamos a Cartagena.

Evidentemente la suerte no nos estaba acompañando en esta llegada, pues el estupendo sitio que lleva años figurando en el ambiente overlander, fue precisamente clausurado por la policía al día siguiente de nuestra llegada. En negociaciones con los agentes (corrupción incluida) conseguimos que autorizaran nuestra presencia al otro lado de la playa.

Éste fué incomparablemente peor que el utilizado hasta entonces pero nos permitió una estancia suficientemente tranquila para visitar la ciudad y esperar la fecha de salida del camión en primer lugar y nuestra propia salida después.

Cartagena.

Mientras íbamos solucionando los traslados fuimos realizando visitas a la ciudad antigua que es, sin duda, una de las más bonitas de toda Sudamérica, a la que, sin embargo, la ingente nube de vendedores de todo lo imaginable convierte las visitas en algo desagradable. Quizás algún día alguien comprenda el daño que esta “no gestión” turística está causando, pero de momento si quieres visitar la ciudad tienes la única opción de intentar abstraerte por difícil que intenten ponerlo.

De la ciudad, decir que se trata de una auténtica joya colonial en un gran estado de conservación dando incluso la sensación de que la gestión del magnífico patrimonio es realmente buena, aunque por tratarse de Colombia pudiera parecer increíble.

Perderse al atardecer por sus calles entre los magníficos edificios de piedra o recorrer la muralla mientras el sol se pone sobre el mar Caribe son experiencias inolvidables.

Sin Ximielga.

En el momento de escribir esto, estamos en un hotel. Pues nuestro camión está en el puerto a la espera de ser cargado en un barco que nos lo dejará en cuatro o cinco días en Colón (Panamá) y nosotros próximos a abordar el catamarán Nacar2 que en cuatro días de navegación a vela nos llevará a visitar las islas San Blas, un paraíso caribeño en el que haremos snorkeling para admirar la barrera coralina y que nos dejará en un pueblecito de la costa Panameña que se llama Puerto Lindo.

El siguiente post será desde Panamá y para entonces ya seremos unos marinos consumados. Esperamos que sin mareos…

 

¡Disfrutando de Cartajena…!

 

Adiós a América del Sur. El camión ya está embarcado hacia Panamá

 

Un comentario de “Y por fin Cartagena, el final de nuestro recorrido por América del Sur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.