Entramos en Guatemala: P.N. Laguna del Pino y Ciudad de Guatemala

Primera parada en Guatemala.

Una aduana más sencilla de lo que venía siendo habitual y algunos kilómetros aceptables para llegar a un Parque Nacional sencillo y agradable con una bonita laguna que rodeamos a pie al día siguiente. Bonitos paisajes y la tranquilidad que ya nos hacía falta tras todo lo escuchado sobre la seguridad en El Salvador.
Desde allí y con un atasco de coches que nos hizo pasar cuatro horas para hacer poco más de treinta kilómetros llegamos al lugar de acampada en una calle de la ciudad, bastante tranquila, a la puerta de un hostal que nos acogió con una gran hospitalidad de forma desinteresada.

Guatemala y su incontrolable comercio.

Algunas compras en un supermercado cercano y una visita rápida en la mañana siguiente nos  permitió conocer por
encima la ciudad. Es un caos de gente, vendedores ambulantes, puestos callejeros, manifestaciones, sirenas, etc.
Por ello, después de comer en el camión decidimos rodar los escasos 40 km que nos separaban del parking del Volcán Pacaya con intención de hacer la ascensión al día siguiente y pasar una noche tranquila.
Sin embargo como llegamos aun con tiempo, hicimos una caminata de una hora hasta un mirador frente al volcán para ver las llamaradas que salen de su cráter una vez caída la noche y fue una gran idea pues pudimos contemplar algo verdaderamente espectacular.
En el ascenso tuvimos a la vista casi en todo momento los tres volcanes que rodean la ciudad de Antigua: Agua, Fuego y Acatenango de 3990 m.  El volcán Agua emite fumarolas permanentemente y durante el descenso, realizado de noche a la luz de las linternas pudimos ver las enormes llamaradas que salen de su cráter.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.