Últimos días en México. Asistimos al raid Baja 250

¡Pues no podemos dar la buena noticia de la apertura de la frontera!

Como teníamos planeado nos acercamos hasta San Felipe en la costa del mar de Cortés, haciendo un nuevo paso por el valle de Guadalupe y acampando en lugar ya conocido del valle de Ruso en donde pasamos varios días muy tranquilos con agradables pnos instalamos en su cima.aseos.

Luego en una jornada llegamos a una zona del desierto por la que habíamos sabido que pasaría el rallye y pasamos allí dos bonitos y calurosos días mientras intentábamos asegurarnos del camino que seguiría la carrera. No fue fácil, ya que la organización dejaba mucho que desear.

Pasamos después varios días en el propio San Felipe que es un típico pueblo de costa sin mucho más interés que un paseo al borde del mar y, para el que le guste toda la parafernalia turística, montañas de tiendas de los típicos recuerdos que son iguales en cualquier parte del mundo.

De camino hacia la pista que, ahora sí, ya sabíamos que seria parte del recorrido de la Baja 250, hicimos un agradable alto en la costa al norte de San Felipe, en una agradable playa con unas mareas espectaculares al ser muy plana.

Desde allí un bonito recorrido por un valle al pie de la sierra de San Pedro Mártir nos llevó de nuevo a la zona de la primera acampada en ese desierto en donde nos reunimos con Marquita y Lucca, española ella e italiano él, con quienes pasaríamos los días de espera del paso del rallye repartiendo el tiempo entre paseos y grandes charlas en “itañol”.

Y por fin, llegó el gran día. Nos habíamos desplazado a una zona en la que subiendo a una colina se podía ver un trazado bastante largo de la carrera y poco antes de la hora prevista nos instalamos en su cima, en donde aguantamos poco ya que empezaron a subir “aficionados” (pero no a las carreras, sino más bien a la cerveza) y decidimos bajar e instalarnos en una curva en la que se preveían pasos interesantes. La realidad es que el nivel fue bajo, no más de una docena de participantes dieron espectáculo, pero aún así fue una bonita jornada.

Por desgracia, nuestro camión comenzó a dar problemas de una válvula del sistema neumático que fueron a más y nos hizo pasar muchos problemas para salir de donde estábamos al no poder  conectar la tracción 4×4, obligándonos a desatascar el camión un montón de veces y a hacer los 180 km que nos separaban de Mexicali (en donde esperamos poder reparar) a 30 km por hora, pues tampoco podíamos accionar las marchas largas del camión al ser necesaria presión de aire para cambiar de caja de cambios.

Mientras intentaban repara el camión hemos sabido que la frontera sigue cerrada, por lo que pasamos al plan B.

VER VIDEO RALLY BAJA 250

2 comentarios de “Últimos días en México. Asistimos al raid Baja 250

  1. Hiram Lopez dice:

    Ha sido un verdadero placer atenderlos, muy contento de poder reparar la válvula, les deseo la mejor de las suertes, bendiciones y alegrías, salud mis amigos Carlos y Magy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.