Final inesperado del viaje en Cali

Desde Silvia emprendimos viaje hacia Cali. Allí en un camping situado en un
bonito lugar llamado Pance en las montañas cerca de Cali nos instalamos a la espera
de la llegada de Bob y Céline que se produjo dos días después.
Ellos llegaron de noche y conocieron a Randy, un caleño que nos ofreció con
una gran hospitalidad y de forma desinteresada la posibilidad de instalarnos en
el jardín de su casa.
No solo nos instalamos allí sino que fue su impagable ayuda la que nos
facilitó tomar la dolorosa decisión de viajar a España toda vez que los
problemas de salud de Pilar iban a peor.
Randy permitió que nuestro camión se quedara por tiempo indefinido en su
casa y nos proporcionó la información de la existencia de un vuelo diario
directo a Madrid desde el mismo Cali.
Partimos inmediatamente y una vez en nuestra casa, el diagnóstico fue el
peor que se podía esperar. Pilar tuvo que someterse al tratamiento y yo retorné
a Cali para llevar el camión hasta Cartagena de Indias y embarcarlo con destino
a Vigo en España a la espera de resultados del mencionado tratamiento.
Un recorrido de cuatro días sin más paradas que las imprescindibles para
comer y pernoctar y con los ya habituales problemas de frenos me llevó hasta
Cartagena, en donde tras una noche en un camping carísimo y muy alejado del
centro decidí explorar nuevas posibilidades y encontré un área cerca del centro
histórico en la que acampan muchos otros viajeros.
Allí pasé casi una semana con los trámites de embarque del camión y
aprovechando para hacer las visitas de la preciosa y bien cuidada Caratagena.

Una vez entregado el camión en el puerto y resueltos los engorrosos
trámites del embarque partí en un vuelo hasta Bogotá en donde pasé un día
visitando rápidamente lo más importante y desde allí un vuelo directo hasta
Madrid.

Imágenes de Cartagena:

Imágenes de Bogotá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.