¡Adiós amigo!

Llegábamos a Iquique el pasado día 29 de Octubre, con la ilusión puesta
en el reencuentro con nuestros amigos de Chile, Karen y René. Hacía más de tres
 años que no los veía y se presentía un
emotivo encuentro.
Ellos venían a Iquique con su buggy (remolcado con el camión) para
participar en un rallye por las famosas dunas de los alrededores de la ciudad
durante los días 30 de Octubre y 1 de Noviembre , para, finalizada la carrera,
pasar un tiempo juntos por la zona hablando de los viejos tiempos y de las
nuevas circunstancias de nuestras vidas.
El Sábado 30 sobre las 9h 30 minutos René y Karen tomaban la salida de la
prueba y pocos minutos después, un motorista participante retornaba a la meta
para avisar de un accidente.
Pronto supimos que era su buggy el que había volcado, cosa, por otra parte
muy habitual en las dunas y generalmente sin consecuencias más allá del abandono
de la competición, sin embargo minutos después la noticia era peor: René
parecía estar mal.
En un 4×4 de alguien que se prestó a acercarnos los estuvimos buscando
entre las dunas hasta que los avistamos y las primeras noticias de la forma en
que se había producido el accidente nos hicieron temer lo peor que, por
desgracia, se confirmo algunos minutos después.
René nos había dejado partiendo hacia esa travesía que para muchos, entre
los que me cuento, es un tanto indeterminada.
Se fue un buen amigo, una persona alegre con la que compartí muchos
kilómetros de vivencias extraordinarias y junto con Karen uno de los mejores
equipos por los que hacerse acompañar para recorrer el Mundo.
Ahora solamente puedo decir: ¡Adiós Amigo! ¡Descansa en paz allá donde
estés! ¡Gracias por tu fantástica compañía en tantas aventuras juntos!
Y a ti, Karen, desearte toda la fuerza que vas a precisar, sabiendo que
cuentas con nosotros para cualquier cosa que desees.
Un abrazo enorme, enorme.

 ¡Ánimo Karen!

                      


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.