Cuzco

¿Qué decir de esta ciudad? Para ninguno de nosotros era la primera visita,
pero el placer de deambular por sus calles es mayor cada vez, pues al haber
visitado ya los sitios imprescindibles, se puede dedicar el tiempo a perderse
por las zonas menos turísticas y no por ello menos interesantes del Cuzco.
Por nuestra parte, una estupenda comida con ceviche de trucha y lomo de
alpaca con la que celebrábamos algo importante para nosotros, fue el comienzo de una
tranquila y larga visita recorriendo muchos rincones en los que no habíamos
reparado en ocasiones anteriores.
Si ya sabíamos que es una preciosa ciudad, esta opinión se vio sin duda
reforzada pues a todos los encantos que muestra, en esta ocasión añadimos la
conversión en zona peatonal de la plaza de Armas evitando el molesto ruido del
tráfico que, además en Perú, muestra una afición insoportable por el uso de la
bocina.

Tres días dedicados al paseo y disfrute de una de las más bonitas ciudades que conocemos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.