Nazca. Sobrevolamos las misteriosas líneas.

Llegados a Nazca organizamos las visitas intentando sobrevolar las líneas
después de haber visitado el observatorio astronómico en el que un vídeo muy
interesante proporciona una visión amplia de las diversas teorías que se han
barajado para explicar los geoglifos.
De estas explicaciones lo que nos quedó más claro es que de una forma  otra, las teorías expuestas dan explicaciones
más o menos lógicas a algunos aspectos, pero, sin embargo, a nuestro entender
tienen demasiadas lagunas.
Tras ver el reportaje, vino una parte 
muy interesante de la visita: la observación del cielo a través de un
potente telescopio dedicada a posibles conexiones entre los geogifos y las
constelaciones visibles desde Nazca.
Con este bagaje a las ocho de la mañana del siguiente día estábamos en el
aeropuerto a punto de abordar una avioneta Cesna de seis plazas más el piloto y
el copiloto que nos llevaría a sobrevolar las líneas más importantes de Nazca y
las de Palpa en un vuelo de una hora aproximadamente.
El vuelo resultó muy agradable y haciendo ochos sobre las figuras, pudimos
ver y fotografiar  ora por un lado, ora
por el otro del avión una buena parte de las figuras.
Los dos siguiente días los de dedicamos a las ruinas de Cahuasi y a la
necrópolis de Chauchilla en cuyos parkings pasamos sendas noches.

Acueductos de Catalloc.

Ruinas de Cahuasi

Necrópilis de Chauchilla

Ver vídeo «Sobrevolando las líneas de Nazca»


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.