Reserva Nacional de Paracas e Islas Ballestas

Desde Nazca y después de una breve parada en Ica para aprovisionamiento,
llegamos a Paracas. Era Nochebuena y la idea de cenar en un restaurante no fue
posible, pues todos cerraban temprano. Lo resolvimos encargando algunos platos
en uno de los muchos chiringuitos que hay en el pueblo y cenando en el camión.
Al día siguiente decidimos hacer la excursión en barco a las Islas Ballestas.
Un agradable recorrido de un par de horas que pasa en primer lugar cerca del
sitio de la costa en el que está el enigmático petroglifo llamado El Candelabro
para acercarse después a los islotes que constituyen el archipiélago de Islas
Ballestas en el que se pueden observar a muy corta distancia lobos marinos y
una multitud de aves de de diversas especies como gaviotas, cormoranes,
gaviotines, pingüinos de Humbold, muchas de las cuales son responsables de
proporcionar el guano que se recoge en las islas en grandes cantidades y que en
tiempos representó una de las mayores riquezas de Perú y que  aun hoy proporciona importantes beneficios.
Varias visitas a parajes de la reserva ocuparon el tiempo hasta la noche de
Fin de Año que decidimos pasar en la playa Yumaque dentro de la Reserva.
Fue una simpática noche, con cena “de lujo” que compartimos con otras
cuatro parejas de Overlanders: Willy y Krhistine (Alemania), Patrick y Martine
(Francia), Aleksander y Elena (Kazajistán y Rusia) y Audrius y Alma (Lituania).
Magy se encargó de preparar un genial vídeo con las campanadas del reloj de la
Puerta del Sol de Madrid y los diez compartimos el ritual de comer las doce
uvas a medianoche, con desigual éxito en cuanto a la sincronización.
Audrius  proporcionó el ambiente
musical y todos contribuimos a la preparación de los asados y demás manjares
que constituyeron la cena.
Después de las campanadas la velada se prolongó con fuegos artificiales que
otros acampados lanzaron y una especie de “queimada gallega” hecha con pisco de
la zona.
Unas horas inolvidables.
En la tarde del día uno, un corto desplazamiento nos llevó hasta la bonita
zona de la playa Mendieta en donde acampamos dos noches aprovechando los días
para varios agradables paseos por los alrededores. El día tres un recorrido por
el desierto con acampada en las dunas incluida nos acercó de nuevo a Ica en
donde planeábamos presenciar una etapa del rallye Dakar.

Navegando hacia las Islas Ballestas

«El Candelabro»
Islas Ballestas:

En la playa Yumaque:

Despedida el 1 de Enero de 2019
Playa Mendieta:

Ver vídeo «Fin de año en Paracas»


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.