El mercado de Chichicastenango

Llegamos a Chichicastenango para encontrarnos el sitio “oficial” de IOverlander ocupado por la feria que se preparaba para las fiestas patronales.

Busqueda de un lugar de acampada.

La difícil búsqueda de una  solución al ser el pueblo tan complicado y abarrotado hasta el punto de que la policía municipal, comunicándose con walkys, tuvo que cortar el tráfico en tres manzanas para permitir el paso del camión, nos llevó a preguntar en un amplio solar en el que había un par de camiones y la suerte nos sonrió al encontrar a una familia muy agradable que nos permitió pasar las tres noches proyectadas en su patio.

Recorriendo el famoso mercado.

¿Qué decir de Chichicastenango? Es cierto que el mercado es muy pintoresco, con las gentes ataviadas con la vestimenta típica, centenares de puestos con casi todo lo imaginable, una bonita  artesanía, una “plaza central” con dos iglesias coloniales
una del cuales tiene un claustro digno de ver, el habitual cementerio muy colorido…
Y, poco más. Suciedad, suciedad y más suciedad. Triste, pero real.
No podemos decir que no vale la pena  conocerlo, pero lo encontrado estuvo muy por debajo de las expectativas, considerando además, que no somos personas remilgadas con lo que encontramos ya que, no en vano, tenemos mucha África y Asia en nuestra historia viajera.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.