Mesa Verde N.P.: Pueblos dentro de las cuevas de los acantilados

Finalmente tomamos la decisión de hacer un desvío de cierta importancia en nuestra ruta para visitar el Parque Nacional Mesa Verde y tenemos la sensación de haber acertado pues, además de haber pasado por el interesante, desde el punto de vista científico, Parque Nacional Petrified Forest, la visita de los sorprendentes conjuntos urbanos de los indios Pueblo, construidos en oquedades de los acantilados de los profundos cañones de Mesa Verde inaccesibles sin escalas, fue realmente interesante y todo ello unido a varias acampadas en terrenos de los llamados National Forest que fueron muy agradables.

El calor seguía siendo muy intenso e incluso nuestro frigorífico pasó por malos momentos, pero al fin bajaron algo las temperaturas y el viaje se hizo más confortable.

En el Petrified Forest N.P. pudimos ver centenares de troncos de enormes árboles caídos convertidos en curiosas formaciones multicolor de piedra. Según indican los carteles informativos, la zona en el momento de la existencia del supercontinente Pangea, se encontraba en la latitud de la actual Costa Rica y era un tremendo bosque tropical. Los desplazamientos continentales que fragmentan Pangea, desplazan la zona hacia el norte hasta la posición actual en donde la supervivencia de especies tropicales resultó imposible y el ambiente tórrido y seco de la nueva ubicación propiciaron la petrificación de la materia orgánica.

Mesa Verde es una meseta a considerable altura (2500 m) cortada por un buen número de profundos cañones en los que por más de 700 años vivió el pueblo Anasazi construyendo sus asentamientos en las cuevas de los acantilados a las que accedían mediante escalas de madera y huecos tallados en las paredes. Aun hoy se pueden ver en bastante buen estado los conjuntos de viviendas agrupadas en los huecos e incluso se pueden distinguir calles y plazas entre las mismas.

Hicimos una visita tan completa como fue posible, pues a las restricciones por causa del C19 hubo que añadir alguna debida al peso y dimensiones de Ximielga, siempre casi a pie del camión ya que las visitas al interior de los conjuntos deben ser acompañadas por un ranger del parque y hay que reservarlas con mucha antelación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.