Hacia las misiones jesuíticas de Argentina. A través de la provincia de Misiones

Durante una parada para algunas
compras en un supermercado, un espontáneo animado de la mejor intención nos
habla de un sitio “paradisíaco” allí cerca: El salto del Moconá.
Toda vez que ya es la segunda vez
en pocos días que nos informan de la belleza del lugar y su idoneidad para
acampar, decidimos hacer los 160 km de carretera en buen estado hasta el lugar, para encontrar que está convertido en Parque Regional al que se accede pagando,
que no permiten la acampada, que para ver el salto hay que hacerlo en barco
durante un paseo de 15 minutos a 25 € por persona. ¡Cojo…!
Muy a nuestro pesar, dado que
eran las cinco de la tarde cuando llegamos, que el Parque cerraba a las seis y que
no nos podíamos quedar a pasar la noche por no hablar del precio, decidimos
hacer algunos kilómetros de regreso para encontrar un mirador en el que fue
posible sacar el camión de la carretera para pernoctar.
Conclusión: los territorios que
están naciendo al fenómeno turístico tienden indefectiblemente a pensar que se trata
de la gallina de los huevos de oro. ¡Que no cuenten con nosotros para alimentar
esa estafa!
Al menos el recorrido se hace por parajes de una gran belleza.
En la siguiente mañana con un
agradable alto para comer en un pinar, llegamos a San Ignacio Miní que es el
pueblo en el que se encuentra la primera de las misiones que íbamos a visitar.
Una calurosa noche en una pradera a las afueras del pueblo y de buena mañana
hicimos la visita de las ruinas. Perfectamente explicada en paneles con audio
en cinco idiomas, la visita resultó francamente agradable e ilustrativa.
Desde allí nos desplazamos
algunos kilómetros hasta las ruinas de Nuestra señora de Loreto. En el camino
empezó a llover torrencialmente y tuvimos que esperar en el aparcamiento de la
entrada hasta que la lluvia disminuyó algo. Las ruinas son poco más que vestigios,
pero la muchacha que nos guió, lo hizo tan ameno y agradable que, a pesar de la
lluvia, resultó una visita estupenda. Comimos en el propio aparcamiento y
fuimos invitados a quedarnos a hacer noche allí mismo. No todo es tan negativo como
nos habían hecho creer.
Cerca están las terceras ruinas:
Santa Ana. Están algo mejor que las anteriores y en un paraje de selva muy
bonito.

 

Desde allí unos setenta
kilómetros nos acercan a un pequeño pueblo llamado San José en el que pernoctamos
y al día siguiente decidimos acercarnos a la ciudad de Posadas para hacer
alguna compra y estudiar la posibilidad de pasar la Nochebuena allí. Tras
algunos intentos infructuosos, una policía nos dirige a un lugar que reúne un
hotel, bungalows y piscina en el que acampamos en un bonito entorno con sombra,
electricidad y wifi. Aquí vamos a esperar la Nochebuena.

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario de “Hacia las misiones jesuíticas de Argentina. A través de la provincia de Misiones

  1. Ishinca dice:

    Hola Carlos y Pilar.
    Mi enhorabuena por el viaje que estáis realizando. Voy tomando nota de algunos de los lugares por los que pasáis, aunque alguno ya los tenía ' fichado ', para cuando nosotros demos el ' salto '
    Es una pena que por afán recaudatorio piensen que somos un ' banco ' con pies. Tengo entendido que en algunos lugares hay precios diferentes para autóctonos y extranjeros. Una pena.
    Bueno que tengáis una buena entrada en 2015, y seguirnos deleitando con la crónica del viaje.
    Saludos de Carlos y Estrella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.