P.N. Cajas, Guayaquil, Fin de Año en la costa y Circuito Quilotoa

En la mañana del día de Navidad un corto desplazamiento no exento de
emociones en forma de puentes nos lleva hasta la laguna Llaviucu en el P.N.
Cajas, en donde pasamos el día paseando alrededor del lago y sobrevolándolo con
el dron. Allí mismo una tranquila noche nos preparó para la subida hacia las
otras lagunas del parque (a más de 4000 m)en el camino hacia Guayaquil. Aunque
el tiempo estaba malo pudimos ver bonitas vistas del parque.
A media tarde estábamos en Guayaquil con el camión situado en un parking
muy céntrico pero un poco cochambroso.
El resto de la tarde lo pasamos paseando por el Malecón, un bonito y
cuidado paseo al borde del río Guayas.
La mañana siguiente realizamos una rápida visita de la ciudad, que por otra
parte presenta un interés bastante limitado. Dado que tras una rápida comida se
había agotado el programa (hicimos el recorrido con nuestros patinetes)
decidimos marchar de allí buscando más fresco y menos ruido y suciedad, por lo
que arrancamos con dirección a la costa.
No habríamos rodado más de 20 ó 25 km cuando Pilar vio un camión en una
especie de camping al lado de la autopista y decidimos entrar. Se trataba de
una instalación agradable en la que encontramos 
a Celine y Bob, una pareja de franceses con sus dos perros enormes y un
Scania realmente impresionante. Enseguida se estableció una buena relación que
nos llevó a acordar continuar juntos durante algún tiempo, sobre todo para la
celebración del Fin de Año.
De esa manera recorrimos algunos kilómetros junto al mar acampando en
playas desiertas hasta llegar a Montañita, un pueblo muy turístico, lleno de
surfistas y que prometía algo de animación para la noche del 31.
Encontramos un hotelito propiedad de dos chicas uruguayas que nos
permitieron acampar en su enorme terreno y en el restaurante del hotel cenamos
la última noche del año.
Luego fuimos a esperar la medianoche a la playa que estaba llena de gente
con tablas de surf, cohetes, globos de aire caliente, música y mucha animación.
Continuamos nuestro viaje por la costa, haciendo varios campamentos en
playas para luego, tras una visita al pueblo de Montecristi que según parece es
de donde son originarios los sombreros Panamá (imposibles de comprar a causa del
precio) continuamos viaje hacia la sierra.
Una noche para olvidar en una gasolinera de Quevedo y siempre subiendo
llegamos al pueblo de Zumbahua en donde comienza la carretera que recorre el
llamado circuito Quilotoa que, además de pasar por la espectacular laguna del
mismo nombre situada en el cráter de un volcán a 3500 m de altitud, recorre la
sierra atravesando impresionantes valles, ríos y agradables aldeas de montaña.

Hicimos noche en una de ellas de la que ni siquiera pudimos averiguar su
nombre y llegamos a Baños a media tarde del día siguiente.

Preparando la cena de Nochebuena. Este año en el camión.

Entrando en el P.N. Cajas.
Laguna Llaviucu

Lagos en la parte alta del P.N. Cajas

Guayaquil
Fin de Año en la playa de Montañita.

La costa de Ecuador.
Laguna Quilotoa en el cráter de un volcán.

En el camino del circuito Quilotoa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.