Quito y La Mitad del Mundo

Una vez instalados
salimos en taxi hacia el servicio Man para concertar una cita con objeto de resolver
el problema de los frenos. Acordamos con ellos presentarnos a las 7h 30 de día
siguiente y de nuevo en taxi nos acercamos al centro de la capital.
Ya había caído la noche y
la ciudad se nos mostró realmente bonita. Dimos un largo paseo por el centro
colonial y vistamos la espléndida iglesia de los jesuitas hoy convertida en
museo.
El día siguiente lo
pasamos completo en el taller y llegada la hora de marchar los mecánicos no se
había acabado la tarea, por lo que nos permitieron quedar a pasar la noche en
el miso taller. Dado que aún eran las seis de la tarde volvimos a ir al centro
para continuar la visita. Descubrimos en esta ocasión la plaza de San Francisco
que nos pareció una de las más onotas que 
recordábamos.
A media mañana del
siguiente día salíamos del taller con el problema sin resolver de forma total,
pero con nulas posibilidades de se resolviera. Llevamos el camión al parking en
el que a habíamos estado y pasamos allí e resto de día.
Por la mañana fuimos en
un taxi hasta la estación del teleférico que sube a una cima de 4000 metros
desde la que hay una gran perspectiva de la ciudad de Quito. De regreso a la
ciudad recorrimos el centro, esta vez de día y comimos en una terraza de una de
las calles peatonales.
Es realmente una de las
más bonitas ciudades que hemos conocido en América del Sur. Está muy bien
conservada y forma parte del Patrimonio de la Humanidad.
Terminada nuestra
estancia en                Quito, nos
dirigimos a conocer el lugar llamado La Mitad del Mundo, un recinto con museos
sobre la medición del planeta y los estudios para determinar su achatamiento en
los polos, un planetario y el monumento por el que pasa el ecuador (parece que
se equivocaron en unos 300 metros). El monumento, coronado por un globo
terráqueo al que se puede subir, presenta en una de su cara sur una inscripción
conmemorativa y un escudo de nuestro país, alusivos a la participación de dos
ilustres marinos españoles, Jorge Juan y Santa Cília y Antonio de Ulloa, en los
estudios de medición del globo terráqueo.

Desde allí, un par de
horas de carretera para llegar a Otávalo en donde pasaríamos la noche a la
orilla del lago San Pablo.
Vistas nocturnes de Quito
 Catedral y Plaza Grande
 San Francisco

El cerro llamado «El Panecillo» visto desde la Plaza de San Francisco
 Cúpulas de la iglesia de los Jesuitas desde la plaza de San Francisco
 Interior de la iglesia de S. Fracisco

 Fachada de la iglesia de los Jesuítas
 Convento de Santo Domingo de Guzmán
 Antiguo palacio arzobispal, hoy convertido en centro comercial turístico
 En la estación superior del teleférico a 4000 mts. Abajo la ciudad de Quito

 En la cabina del teleférico
 La plaza grande y la catedral
 Vista de la plaza y el convento de S. Francisco

La ciudad distribuida por los cerros

 Monumento en La Mitad del Mundo.                       Pilar mirando al Este

 Placa conmemorativa de la participación española en las investigaciones para medir un meridiano
en la cara sur del monumento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.