Death Valley. Deadly hot

Efectivamente el paso por el Valle de la Muerte nos ha puesto fácil el título. “Mortalmente caliente”. Pasamos el día uno de mayo y los termómetros se dispararon. El sensor que está sujeto en la cabina en un momento en el que estuvo al sol llegó a 48 grados, que aunque no era la temperatura real deja claro que ésta era muy, muy alta.

Entramos en la zona del parque por la población de Shoshone, nombre con reminiscencias indias, un mínimo pueblo con algunos servicios y una estética que se ajusta a lo que se ve en las películas. Desde allí una buena carretera cruza el Jubilee Pass justo antes de entrar en el territorio protegido.

Por lo demás, si bien no diremos que es algo increíblemente bonito, le reconoceremos al menos lo que de curioso tiene el lugar. Se trata de un desierto, desierto literalmente, pues prácticamente nada vegetal crece por allí, muy poca agua y una fauna muy específica (y peligrosa).

Visitamos alguno de los enclaves más renombrados como son el Bad Water, el lecho de un lago muy ocasional que se produce durante las tormentas al colmatarse el cauce subterráneo del río Amargosa (nombre de origen español refiriéndose a la salinidad de sus aguas).

En ese punto, a 85,5 metros bajo el nivel del mar está acondicionado un paseo sobre el lecho del salar para caminar hasta su zona central.

Visitamos también un puente natural formado en un cañón generado por las impresionantes avenidas que se producen de forma violenta y rapidísima. Allí mismo se ve la erosión creada por la caída de agua que genera en parte el cañón en el que está el puente.

A pocos kilómetros de allí pudimos ver el paraje llamado Artist Palette. Un curioso tapiz de minerales que colorean de múltiples tonos las montañas que lo rodean, creando un bonito efecto estético.

Probablemente, la visita más interesante que hicimos, fue la subida al mirador llamado Dante’s View al que se llega por una buena carretera con importantes pendientes, pues partiendo de una cota bajo el nivel del mar se alcanzan en poco más de veinte kilómetros los 1.600 m. La vista desde allí permite hacerse una idea de la grandiosidad del valle.

Ver video del Mojave y Death Valley

Un comentario de “Death Valley. Deadly hot

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *